miércoles, 17 de marzo de 2010

SANEAMIENTO FAMILIAR BÁSICO

SANEAMIENTO FAMILIAR BÁSICO

El ambiente físico que nos rodea tiene una enorme influencia sobre nuestro bienestar. Hay muchos factores ambientales que están constantemente influyendo, en forma directa, o indirecta sobre nuestra salud.

No podemos modificar, sino dentro de ciertos límites, el ambiente natural externo, pero podemos cambiar considerablemente el ambiente material que nosotros hemos creado. Este es el fundamento del control sanitario del ambiente, que es el punto de partida y la etapa primaria de todo programa de salubridad.

Saneamiento es el control del ambiente físico externo del hombre con el objeto de proporcionarle mejores condiciones para su sobrevivencia y actividades. El saneamiento se ocupa de factores que afectan a grupos, como: abasto de agua, eliminación de excretas y basura, exterminación de insectos y roedores y otros animales capaces de transmitir enfermedades al hombre, vigilancia de la calidad sanitaria de los alimentos, condiciones de salubridad de la vivienda, etc.

AGUA POTABLE

La calidad del agua que bebemos y que usamos para otros fines es muy importante en relación a la salud.

En sus fuentes de origen el agua es pura, prácticamente destilada, no contiene microbios ni substancias extrañas. Pero en su ciclo sobre la tierra el agua se carga de substancias y microorganismos que proceden de distintos sitios: atmósfera, suelo, hombres, animales, líquidos de alcantarillado, etc. Estos hechos son favorables y perjudiciales al mismo tiempo. Son favorables, porque enriquecen el agua de los elementos minerales que le dan su calidad de potable y que son necesarios para nuestro organismo; son perjudiciales, porque el agua puede recibir substancias químicas nocivas o microorganismos patógenos.

El agua es potable cuando esta libre de contaminación bacteriana ó parasitaria y cuando el contenido de substancias químicas la hace adecuada para la bebida y los usos domésticos.

En resumen, el agua químicamente pura no sería adecuada para la bebida y los usos domésticos y difícilmente se la encontraría en la naturaleza que nos rodea. Por el contrario, el aporte de substancias extrañas es lo que le da su potabilidad al agua de bebida.

SUBSTANCIAS EXTRAÑAS QUE DEBE CONTENER EL AGUA POTABLE

TEMPERATURA ------------------------------------- 7 a 18°C
TURBIEDAD ---------------------------------------- hasta 10 p. p. m.
COLOR --------------------------------------------- 10 a 15
OLOR ----------------------------------------------- hasta 2
SABOR --------------------------------------------- agradable
NITRÓGENO AMONIACAL ------------------------- hasta 1 p. p. m.
NITRÓGENO ALBUMINOIDE ---------------------- sólo indicios
NITRITOS ------------------------------------------ sólo indicios
NITRATOS ------------------------------------------ hasta 25 p. p. m.
OXIGENO CONSUMIDO --------------------------- 1 a 25 p. p. m.
CLORURO (en forma de NaCl) -------------------- hasta 35 p. p. m.
RESIDUO TOTAL (mineral) ----------------------- 150 a 500 p. p. m.
DUREZA TOTAL ----------------------------------- 50 a 300 p. p. m.
DUREZA TEMPORAL ------------------------------ 50 a 300 p. p. m.
DUREZA PERMANENTE --------------------------- 50 a 300 p. p. m.
pH ------------------------------------------------- 7 (neutro)
HIERRO ------------------------------------------- 1 a 2.5 p. p. m.
FLÚOR -------------------------------------------- 1 a 2.5 p. p. m.
PLOMO ------------------------------------------- 1 a 2.5 p. p. m.
MINERALIZACIÓN ------------------------------- 150 a 500 p. p. m.
GASES: OXÍGENO ------------------------------- 6 a 7 c. c. por litro
NITRÓGENO ---------------------------- 14 a 15 c. c. por litro
ÁCIDO CARBÓNICO -------------------- 15 a 18 c. c. por litro

p. p. m. = partes por millón (miligramos por litro)

Las necesidades de agua de una población podrían resumirse así:

1. Usos domésticos: Necesidades fisiológicas (1 a 1.5 litros por humano al día), usos culinarios (6 litros por humano al día), usos sanitarios y aseo (40 a 120 litros por humano al día).
2. Usos públicos: Lavado de calles, riego de jardines, servicio de incendios, piletas, edificios públicos, etc. Representan entre 20 y 40 litros por humano al día.
3. Usos industriales: Variable de acuerdo a al tipo y número de industrias (se estima este consumo entre 10 y 60 litros por humano al día).
4. Pérdidas: Se deben principalmente a filtraciones en las tuberías de distribución o fracturas en las mismas.

En total la cantidad de agua que necesita una población varía de 100 a 400 litros por humano al día (como promedio diario), con algunas variaciones dependiendo de las distintas estaciones del año.

EL AGUA PARA CONSUMO HUMANO

El agua es un elemento indispensable para la vida humana, la ración conveniente de agua para un adulto es casi siempre de 1 a 2.5 litros diarios (es mayor en los países tropicales). La mayor parte de esta cantidad se encuentra en los alimentos preparados; pero no hay límite fijo para la cantidad de agua diaria y la sensación de sed puede ser una guía adecuada para el consumo (excepto para lactantes y enfermos).

TRATAMIENTO Ó DEPURACIÓN DEL AGUA

El tratamiento o depuración del agua exige técnicas de ingeniería bastante complicadas para dejarla en condiciones sanitarias de consumo. Sin embargo, también existen factores naturales que pueden determinar en cierto grado la purificación del agua. Los factores naturales que intervienen en la autodepuración del agua son: dilución y volumen de agua, cantidad de oxígeno disuelto en el agua que contribuye a estabilizar la materia orgánica; sedimentación natural, por gravedad; acción bactericida de la luz solar (especialmente de los rayos UV), de la temperatura y de la aireación, factores que destruyen las bacterias a razón de 20% ó 40% al día.

La depuración artificial del agua y su corrección para potabilizarla incluye diversos procedimientos:

1. AIREACIÓN: Tiene por objeto eliminar los gases indeseables y ciertos olores que puede tener el agua; elimina también el hierro soluble transformándolo en óxido férrico que se precipita. La aireación se consigue haciendo pasar el agua por surtidores que la lanzan en chorros finos o se la hace escurrir en cascadas por medio de escalones o bandejas escalonadas. La aireación se puede hacer antes o después de la sedimentación.

2. SEDIMENTACIÓN: Produce considerable reducción de materias en suspensión, incluyendo bacterias. Consiste en dejar el agua quieta o hacerla pasar lentamente (0.5 a 1.5 c. c. por segundo de velocidad), por estanques de sedimentación o decantadores en los cuales el agua permanece entre 4 y 6 horas (periodo de retención).

3. COAGULACIÓN: Tiene por objeto acelerar la decantación por medio de sustancias químicas coagulantes. Generalmente se usa el sulfato de aluminio que coagula las materias coloidales que no se sedimentaron y las precipita junto con las bacterias y otros elementos en suspensión. Los flóculos coagulados demoran en formarse entre 30 minutos y una hora. Se estima que la coagulación reduce la turbiedad en 70% a 90%. La coagulación se realiza en estanques especiales en los cuales el agua permanece entre 2 y 4 horas. Estos estanques tienen dispositivos especiales para mezclar el coagulante con el agua de manera uniforme. La cantidad de coagulante que debe agregarse al agua se determina experimentalmente en el laboratorio.

4. ELIMINACIÓN DE ALGAS: A veces es necesario eliminar algas de aguas que las contienen en abundancia, y entonces se usa el sulfato de cobre en cantidad de 0.5 a 10 p. p. m.

5. ABLANDAMIENTO: Las aguas duras deben tratarse con cal sodada que elimina los sulfatos y los carbonatos, o con zeolitas que son silicatos complejos de sodio y aluminio o hierro.

6. FILTRACIÓN: Consiste en hacer pasar el agua a través de lechos especiales compuestos principalmente de arena. Hay tres sistemas de filtración:

A) Filtros Lentos: Están constituidos por estanques que tienen una capa de arena de 60cm., a 1 metro de espesor, debajo de la cuál hay otra de ripio de 40cm. El agua pasa de la superficie al fondo, donde es recogida por medio de tubos que la llevan a estanques de almacenamiento. Estos filtros filtran 2 a 4 metros cúbicos de agua por día y por metro cuadrado de filtro. Las materias en suspensión son retenidas especialmente en la superficie del filtro, por lo cual la limpieza consiste en cambiar unos cuantos centímetros superficiales de la capa de arena. La filtración retiene la mayoría de las impurezas que quedaron en el agua después de los procesos anteriores y produce una reducción hasta del 95% de las bacterias. Estos filtros se usan cada vez menos, por razones de orden económico derivado de la lentitud del proceso y del tamaño de los filtros, que exigen grandes superficies de terreno para su instalación.

B) Filtros Rápidos: El uso de estos filtros exige sedimentación y coagulación previa del agua. Están compuestos por los mismos materiales que el filtro lento, pero la capa de arena es de 75cm., y los granos de arena deben ser de tamaño uniforme (0.4 a 0.6 mm.). El rendimiento es 40 veces mayor que el de los filtros lentos, pero exigen ser limpiados cada 24 a 72 horas, haciendo pasar agua a presión de abajo hacia arriba. La limpieza dura diez minutos; el agua sucia sale por unos vertederos superiores de rebalse.

C) Filtros a Presión: Se usan en pequeñas plantas de tratamiento. Se necesita coagulación previa del agua. Usan los mismos materiales que los filtros anteriores, colocados en estanques herméticos de acero por los cuales se hace pasar el agua a presión.

7. DESINFECCIÓN: Es la fase final del tratamiento del agua potable y constituye una medida de seguridad. Después de usar varios desinfectantes, como el cloro líquido o gaseoso, hipocloritos, yodo, cloramina, etc. De estos desinfectantes el mas usado es el cloro, en forma de gas cloro o en forma de hipoclorito de sodio o calcio (35% de cloro libre). Ambos tienen la ventaja de no ser tóxicos a las concentraciones en que se usan, destruyen la mayoría de las bacterias patógenas, son baratos y de fácil dispersión. El único inconveniente es el sabor poco agradable que dan al agua. El gas cloro se aplica por medio de aparatos llamados cloradores que regulan la dosis automáticamente de acuerdo con las variaciones en el volumen de agua. El hipoclorito de sodio o calcio se encuentra en el comercio, generalmente en soluciones del 10%. La cantidad de cloro que se debe agregar al agua depende fundamentalmente del contenido de sustancias orgánicas, ya que estas absorben cloro (demanda de cloro) y es el cloro que queda libre el que actúa como desinfectante.

Cuando se tiene dudas sobre la calidad del agua que se usa en las zonas rurales se pueden emplear los siguientes métodos de purificación:

A. EBULLICIÓN: El agua se esteriliza cuando se le hace hervir por 10 minutos. Una temperatura de 70° C por media hora destruye todos los gérmenes patógenos no esporulados; los esporulados son destruidos a 100° C en 15 minutos. La ebullición se usa para pequeñas cantidades de agua; como el agua pierde oxigeno al calentarse, se necesita airearla para que la recupere.

B. DESINFECCIÓN: Para pequeñas cantidades de agua se puede usar el yodo en solución al 2% agregando al agua 2 gotas por litro o bien la tintura de yodo común en cantidad de 5 a 10 gotas por litro.Mas utilizado aún es el hipoclorito de sodio o de calcio al 2% en cantidad de 1 ó 2 gotas de la solución por litro de agua. Si el agua es bastante clara, basta con una sola gota de la solución. Para preparar la solución del hipoclorito al 2% debe conocerse el contenido de cloro libre que tenga el hipoclorito (generalmente es de 25% de cloro activo).

FILTRACIÓN: Existen en el comercio diferentes tipos de filtros construidos a base de carbón, piedra porosa y porcelana vidriada. Son útiles para eliminar la turbiedad de aguas sucias, pero su uso es peligroso cuando se trata de aguas contaminadas, por que fácilmente el filtro se contamina. Estos filtros necesitan ser lavados muy bien y desinfectados constantemente. El rendimiento de estos filtros es escaso y su uso no es aconsejable.